Blog e ideas
marzo 3, 2014
Por Jorge Chávez

Las implicaciones de utilizar contraseñas simples

Utilizar contraseñas simples para proteger tus datos personales implica un posible robo de identidad, fraudes o desastres mayores difíciles de enmendar.

Las implicaciones de utilizar contraseñas simples

Es conocido que el uso de las contraseñas se remonta a la antigüedad, desde aquellos centinelas que vigilaban cierta posición y que solicitaban palabras exactas para permitirle el paso a las personas, hasta la tecnología de estos años recientes en donde tenemos que utilizar alguna para asegurar cada paso que damos en esta vida.

Muchos de los sitios web que utilizamos por negocios o por ocio solicitan nuestra información personal como nombre, cuenta/número de la tarjeta de crédito y otros datos que son utilizados para identificar a clientes o colaboradores. Además, frecuentemente utilizamos esa información para completar órdenes de compra, liquidar salarios o desempeñar otras funciones propias de la operación de nuestro negocio o para entretenimiento.

Sin embargo, si tu contraseña para ingresar a esa información cae en manos de algún hacker estará latente la posibilidad de sufrir robo de identidad o hasta fraudes monetarios que pondrían en riesgo tu patrimonio. En cambio, si el hacker ha descubierto la contraseña de tu correo electrónico podría visitarlo frecuentemente para robarte información valiosa, quitarte el acceso a tu cuenta y/o utilizarlo para enviar spam a todos tus contactos.

A pesar de esto, muchas personas no invierten suficiente tiempo para crear una contraseña compleja que puedan memorizar para cada una de sus cuentas y, en cambio, utilizan una simple que aplican para todo (facilitando la labor de la delincuencia cibernética).

Entre las contraseñas más simples que la gente tiende todavía a utilizar están:
• 123456
• qwerty
• fecha de nacimiento

La solución es más simple de lo que parece: Crea contraseñas mezclando letras minúsculas con mayúsculas, números, caracteres especiales y asegúrate de utilizar una diferente para cada sitio o red social que utilices (no olvides cambiarlas periódicamente). Aunque con esto no evitarás que hackeen a tu proveedor de servicios, al menos si podrás prevenir un desastre mayor.

Además, existen diversas guías para proteger tu información personal que incluyen desde la protección de tu inventario hasta recomendaciones para manejar tus datos online.

¿Conoces otra forma de proteger tu información personal? Déjame tus sugerencias e iniciemos el debate.

Jorge Chávez es Editor Senior en Mijo! Brands de México.

Más tendencias en Mijo! Brands.

 

Quizás te interese

¡Tu marca puede ser la próxima rock star!

Contáctanos y averigua lo que podemos hacer por ella

Mijo! Brands

info@mijobrands.com
México 800 838 6282
US/Canadá 1 (415) 890 2056

Ciudad de México
Ciudad de México
(55) 5207 7758
Donato Guerra 1 Int. 112
Col. Juárez
Guadalajara
Guadalajara
(33) 4160 0587
Av. Américas 1254 Piso 10 Oficina 1
Col. Country Club
Puerto Vallarta
Puerto Vallarta
(322) 222 9696
Manuel M. Diéguez 266 Altos
Col. Emiliano Zapata