!

La importancia de la arquitectura de información en un sitio web

Saber qué decir y cómo decirlo en nuestros proyectos webs

El involucramiento de diversas disciplinas es indispensable para el desarrollo de proyectos web. Gracias a la experiencia que he acumulado a lo largo de casi una década coordinando diversas iniciativas dirigidas al mundo digital, puedo admitir que existe una fase crucial e irremplazable para su éxito: La Arquitectura de Información.

La Arquitectura de Información es un área del diseño que está presente en cualquier elemento del diseño publicitario o editorial. No es nada nuevo, pero llega a ser poco valorada en el proceso del diseño de sitios web o aplicaciones. 

De manera simplificada hablar de Arquitectura de Información es hablar de planeación. Es una de las fases iniciales de un proyecto en la que es indispensable definir cómo se organizará el contenido y los elementos gráficos dentro del sitio, así como qué relación jugarán entre ellos.

Es importante señalar que, aunque la elaboración de Wireframes nos ayuda a representar visualmente la arquitectura propuesta en un proyecto, la Arquitectura de la Información va más allá de eso. Su principal enfoque es definir qué elementos son más importantes sobre otros, cuales se relacionan y deber ir juntos o cuales no deben relacionarse para evitar confusiones. Qué decir y cómo es mejor decirlo.

Así como un cuento debe seguir una estructura compuesta de introducción, desarrollo y desenlace, los proyectos web deben encontrar su propio Storytelling … o como dicen por ahí, "primero lo primero".

Para este proceso, es indispensable entender a fondo qué es lo que queremos decir, definir el contenido y los mensajes clave. Aunque lo anterior parezca lógico, es un error común diseñar primero y definir el contenido después. Ejemplificando lo anterior, esto sería equivalente a encargar un traje en la sastrería sin que nos tomen medidas ni elegir el tipo de tela o su color. El azar podría jugar a nuestro favor y el imaginario traje servir para vestirnos, pero de ninguna manera representaría quiénes somos. 

La cantidad de información disponible actualmente, hace mucho más importante este proceso pues la mayoría de los usuarios busca respuestas inmediatas en el ciberespacio – recuerda la última vez que buscaste algo en internet y como esperabas un resultado que respondiera a tu pregunta tal cual la habías formulado en tu mente. Por ello la claridad e inmediatez en el mensaje es fundamental.

Para facilitar el proceso al momento de trabajar en un proyecto, siempre recurro a las cuatro preguntas que te comparto a continuación:

  • ¿Cuál es el servicio que ofrecemos?
  • ¿Quién es nuestro cliente?
  • ¿Cómo queremos dirigir al cliente dentro del sitio/app?
  • ¿Cuáles son nuestros diferenciadores y qué ganara el cliente al elegirnos?

Al resolver estas preguntas hemos cubierto mucho trecho en la definición de una jerarquía funcional para nuestro proyecto, y nos permitirá establecer estrategias para facilitar la decisión del cliente.

La inmediatez y claridad es muy valorada, pero también invitar a navegar el sitio por más tiempo para generar un relacionamiento con el cliente es importante; no es necesario dar todo al principio sino pensar en la experiencia del cliente y cómo va descubriendo lo que tenemos para ofrecerle y las acciones que queremos que complete.  

No se trata de crear suspenso sino de explicar el servicio y sus bondades de la mejor manera para que nuestro público pueda asimilarlo y brindarnos su preferencia. 

Como mencionaba al inicio del artículo este paso es fundamental pero forma parte de un todo; el diseño y todas las etapas posteriores ayudarán a resaltar aún más ciertos elementos de manera que abonen a los objetivos de cada proyecto. 

Si logramos definir una arquitectura funcional, no sólo aseguraremos que el sitio se verá y leerá bien, sino que podremos influir directamente en las conversiones que se generen impactando en el negocio del cliente.

Ramón López es Director en Jalisco para Mijo! Brands, agencia creativa de marketing digital con presencia en la Ciudad de México, Guadalajara y Puerto Vallarta.

Ramón Estudió Comunicación Multimedia en la UDG, su formación profesional mantuvo el foco en el diseño digital e impreso pero su pasión por la tecnología lo encaminó a la programación y el desarrollo de interfaces, donde encuentra el campo fértil para balancear los dos rubros. Es miembro fundador de Mijo! y uno de los principales responsables de la filosofía colaborativa que nos identifica. En su cuadro de honor personal, se encuentra ser padre de hijos en que motiva la constante curiosidad, al grado que uno de ellos se encuentra en un programa de altas capacidades.